HISTORIA Y EVOLUCIÓN DEL MANIQUÍ (1º parte)



     Los maniquíes tienen un pasado rico e ilustre que se remonta al antiguo Egipto. Cuando el arqueólogo Howard Carter abrió la tumba del rey Tutankamón en 1923, situada en el Valle de los Reyes, (Egipto), (única tumba real egipcia encontrada intacta). Descubrió junto a un cofre de ropa el célebre maniquí sin brazos y sin piernas, un torso de madera policromada con el rostro del rey, hecho exactamente con las medidas del faraón, se cree que se utilizaba para probar o exhibir las joyas y ropa del faraón. Los sastres no podían tocar el sagrado cuerpo del faraón y se les ocurrió una cosa tal como una imitación del cuerpo humano. Data de 1350 aC, y puede haber sido el primer maniquí del mundo.



     Es sorprendente la gran influencia que tenemos de la civilización egipcia en la época actual, en muchos elementos culturales, políticos, agrícolas, medicina y farmacología. Egipto dejó un legado duradero, su arte y arquitectura fueron ampliamente copiados, y sus antigüedades se llevaron a los rincones más lejanos del mundo, entre las más conocida esta el Busto de Nefertiti, podemos decir que su rostro es el canon de belleza que mejor se ajusta a la feminidad, sensualidad y pureza de una mujer, por lo que siempre ha sido modelo para cualquier acto relacionado con la belleza femenina, sus facciones y su cuello estilizado nos pueden recordar a los maniquíes que hoy podemos encontrar en cualquier escaparate.


    Y en cuanto a los romanos también es sabido que la esposa de Nerón tenía un maniquí modelado a su imagen, para ayudarla a elegir su vestimenta. Debido a la poca documentación no es posible mostrar alguna imagen de cómo podría ser ese maniquí, pero sin embargo se han encontrado algunas figuras y muñecas articuladas con las que nos podemos hacer una idea de cómo podrían ser.


     Miles de años después, en el siglo XIV aparecen las muñecas de moda. Imagino que ahora estáis pensando….¿muñecas?.... ¿qué tienen que ver con los maniquíes y menos aun con su historia?. Pues tienen mucho que ver, el maniquí proviene de la evolución de dichas muñecas, su uso no era el de ser un juguetes para niños, el propósito principal de estas muñecas era promover la moda francesa en el extranjero,  serian como las revistas de moda de hoy en día.
     
     Maniquí viene del francés palabra maniquí, que había adquirido el significado de "modelo articulado de un artista", que a su vez provenía de la media holandesa manneken palabra, que significa "pequeño hombre, estatuilla".
   
  Según un registro de 1396 de Robert de Varennes, el sastre de la corte de Carlos VI de Francia, en el cual queda constancia de haber recibido 450 francos para el guardarropa de una muñeca. Es por ello que se sabe que el rey encargo una muñeca de tamaño natural y una serie de vestidos con el estilo de la corte francesa para que fuera enviada  por su mujer  la reina Isabel de Baviera a la Reina de Inglaterra como parte de las negociaciones de paz en curso.


      Del siglo XV queda la referencia de que en 1496 la reina Ana de Bretaña ordenó hacer una muñeca grande para ser vestida y enviada a la reina española, Isabel la Católica, quien le dedicaba una especial atención a su vestimenta.

     A finales del siglo XVI los monarcas europeos producen "muñecas de moda" como ejemplos de estilo nacional. Leonie Frieda, en su biografía sobre Catalina de Medici (esposa de Enrique II de Francia, reina consorte de Francia desde 1547 a 1559) afirma que entre los objetos que albergaba la reina como coleccionista de arte que era, se encontraron varias muñecas ataviadas con diversos tipos de vestido.

La fabricante de poupées, d’Angelo Comte de Courten.


       Es el siglo XVII, una vez establecido el predominio de la moda francesa, cuando las ‘muñecas de moda’ se convierten en la vía ideal para promocionar el estilo del vestir francés cuyos detalles eran tan reclamados por el mundo entero. Y así fue como el rey Enrique IV (1553 - 1610) ordenó realizar dos muñecas vestidas a la moda, y realizadas en papel maché, para ser enviadas a María de Médicis de Florencia quien sería su segunda esposa y había enviado un mensaje desde Italia expresando su deseo de conocer algunos ejemplos de la moda llevada en la corte francesa.





      Lo que comenzó como un capricho aristocrático se convertirá en una parte importante de la promoción de moda francesa de los siglos XVII y XVIII. Las muñecas eran de madera, normalmente articuladas y medían unos treinta y cinco centímetros de alto. Estaban perfectamente proporcionadas y recorrían Europa vestidas a la última moda para delicia de las ansiosas damas. Para las señoras la llegada de tal muñeca era un asunto de importancia capital. Las muñecas fueron enviadas por las damas de la corte francesa a Inglaterra, Alemania, España e Italia.


    En 1694 el Diccionario de la Academia Francesa incluyó la acepción “Esclavas de la moda” y en 1719 “Reinas de la moda”. Había nacido el concepto de “fashion victim”, fenómeno que transcurridos casi cuatrocientos años tiene más vigencia que nunca.
     
   A principios del siglo XVIII toda Europa estaba pendiente de las últimas novedades de París. Francia fue la capital mundial de la moda, se crearon las primeras escuelas de moda en París y con ellas los maniquíes de costura, eran de mimbre, madera y papel maché.
                                                        

    
     Las expectativas por conocer los detalles de la moda que imperaba en el mundo era tal, que cuando Francia e Inglaterra entraron en conflicto bélico y las muñecas maniquíes no llegaban a Londres, el embajador inglés se vio obligado a intervenir para remediar esta insoportable situación y otorgó al preciado objeto un salvoconducto inviolable, se daba paso a los carruajes que transportaban tan respetado ‘botín’ .La muñeca regresó a Londres un año antes del final de la contienda, la inmunidad diplomática de las muñecas maniquí era inalterable. Lo que fue entendido por un periodista galo como un indiscutible triunfo de Francia.   

    Los maniquíes también llegaron a América, concretamente a Nueva York y Boston. Cruzaron el Atlántico para llevar el último grito de la moda femenina. En 1790, apareció un nuevo tipo de “muñeca-maniquí” que llegaron a ser conocidas como “las grandes mensajeras de la moda”. Su elaboración estaba a cargo, indistintamente, por las damas más ‘in’ de la moda francesa  o a manos de las modistas de fama de la época. 


 
      Los responsables de esta nueva iniciativa de vender sus artículos y prendas en otros lugares y círculos demostraron una gran agudeza e inteligencia ya que muchos de los conceptos que desarrollaron han llegado hasta el siglo XXI. Por lo visto, todo el continente hablaba de “la mode” un concepto inventado por los franceses y que parecía residir en la misma esencia del país.

      La reina María Antonieta (1755 - 1793), sentía pasión por la moda. Encargaba a su modista, la conocida Rose Bertin, elaborar vestidos con las últimas tendencias  de moda de Versalles, los cuales les hacía llegar a sus hermanas y su madre (la emperatriz María Teresa de Austria), para mantenerlas al tanto de la última moda.



     Los pintores retratistas italianos del siglo XVIII utilizaban maniquíes de tamaño natural, completamente articulados y cubiertos de ropajes, podían de este modo trabajar en ciertas partes del cuadro en ausencia del modelo real. Perfeccionaron la escultura en cera y llegaron a ejecutar una piel muy realista tanto para uso artístico como médico. En los talleres alemanes se utilizaban cierto tipo de muñecos con formas simples y cúbicas que llamaban Possen.

                                                                                 Maniquíes articulados para bellas artes, año 1790.

   Después de la revolución francesa en el año 1799, las muñecas eran accesibles a poca gente por lo que los comerciantes parisinos se decantaron por los grabados, una manera mucho más eficaz de vender el estilo francés por todo el mundo.



     En 1870 Francia fue pionera en introducir el primer maniquí de cuerpo completo. No fue casualidad que el evento coincidió con la Revolución Industrial, los inventos de mediados del siglo XIX el vidrio plano que permitieron a los comerciantes crear escaparates para exponer sus productos, la electricidad y las bombillas incandescentes dieron paso a los carteles luminosos y a la iluminación en el escaparte, dos de los factores de atracción fundamentales en el comercio actual.

 


     Los maniquíes dieron un gran salto adelante, todos comerciantes querían tener un escaparate, una sucesión de etapas se había creado en las calles de las ciudades de Europa y América. Los hombres y mujeres paseaban para verlos, se convirtió en un pasatiempo popular para los clientes potenciales, con el tiempo transformándose en lo familiar. Añadir la facilidad y rapidez de fabricación de ropa por la invención de la máquina de coser, se hace evidente por qué el maniquí se convirtió en un pilar de visualización estándar en este momento, superando la funcionalidad de su modista inicial.



    Los primeros maniquíes creados para este propósito se hicieron de cera y madera. A veces, con ojos de cristal, dientes realistas y pelo humano, con pies de hierro para mantener en posición vertical, que junto con las piernas y los brazos de madera de alta densidad, torsos y cabezas de cera sólida, hicieron que fueran torpes y pesados, podrían llegar a pesar hasta 300 libras (130 kg), eran muy pesados e incómodos para mover, por lo que aumentaron las cifras de lecciones de los empleados. Intentaban hacer los primeros maniquíes  lo más reales posible, pero no resulto  más bien eran un poco espeluznantes, se rompían con facilidad, difíciles de limpiar, y lo peor de todo, la cera se derretía con las luces en verano, comenzaba a gotear la cera y manchaba la ropa expuesta, con el frío infierno aparecían grietas por la cara, los maniquíes dejaban de ser bellos. Tenían un precio muy alto, por lo que era casi imposible hacerse con un maniquí nuevo.


    A pesar de todas estas dificultades, los maniquíes de cera sobrevivieron a la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, una escasez general de materias en esos años hizo que se ahorrara en  material y tiempo cortando brazos, cabeza y piernas en muchos modelos. Se comenzaron a fabricar de plástico, madera, cartón piedra o papel maché, serán más duraderos, ligeros y flexibles. Ahora serán como los maniquíes de costura.
Las empresas francesas, Siegel y Stockman de París experimentaron nuevos materiales para disminuir el peso, precio y resistencia, por lo que fue fácil la introducción del papel maché al igual que los maniquíes de los sastres.




Este post se continuará en breve con la segunda parte ...  

Fuentes: blogs.fashionclub.com, www.fashionwindows.com, mannequinmadness.wordpress.com, blog.mannequinmadness.com, barbararosillo.wordpress.com, vestuarioescenico.wordpress.com, marisa-connuestrasmanos.blogspot.com, collections.vam.ac.uk, les8petites8mains.blogspot.com, www.eumed.net, vidayestilo.terra.es, www.corsetlacedmannequinsblog.com, www.liveinternet.ru, sobrehistoria.com,
 museis.wordpress.com, commons.wikimedia.org, pincelyburil2.blogspot.com,  www.egiptoforo.com,  www1.lastampa.it, mv.vatican.va, reinamarivi.blogspot.com.es, www.abc.es, www.rochesters.uk.com.
              






Suscríbete y recibe los contenidos del blog por correo

9 comentarios :

  1. que interesante informacion, te pregunto, puedo compartirla con mis estudiantes. soy voluntaria dando clases de costura a sras. y acabamos de comenzar el curso de este a~no. entre las cosas que les quiero ense~nar mas adelante es a hacer un maniqui de ellas con cinta adhesiva plateada. gracias por compartir tan maravillosa informacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que puede usar la información para vuestras clases. Estamos seguros que serán unas clases muy interesantes, y sobre todo muy completas. Nos encanta encontrarnos con personas tan dedicadas a enseñar y más aun siendo voluntaria. Es un placer el poder ser un poquito de ayuda en su labor. Esperamos que a sus alumnas les guste.

      Muchas gracias y un saludo.

      Eliminar
  2. http://lacontramagazine.com/historia-y-evolucion-del-maniqui-1o-parte/

    Gracias por la colaboración, Vero y Armando!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, encantados de colaborar en http://lacontramagazine.com/

      Eliminar
  3. http://lacontramagazine.com/armando-y-el-rol/

    ResponderEliminar
  4. Muy buen material! Muchas gracias! Finalmente no se publicó la segunda parte, verdad?

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante y sobre todo una información dinámica y clara. Muchas Gracias por este aporte tan importante

    ResponderEliminar